Surprise, el ransomware que se instala a través de TeamViewer

Surprise, el ransomware que se instala a través de TeamViewer y añade ‘.surprise’ a la extension de los ficheros cifrados.

Surprise

Surprise, nombre que ha recibido este ransomware por la extensión que añade a todos los archivos infectados, es un nuevo ransomware detectado por primera vez el día 10 de marzo por unas pocas firmas antivirus, desarrollado a partir del proyecto libre EDA2, un ransomware de código abierto que se publicó con fines educativos pero que, como ocurre siempre, está siendo utilizado para hacer el mal.

Este ransomware ha llegado, como su nombre indica, por sorpresa a todos los usuarios. Las víctimas del mismo se han encontrado con que, de repente, de un día para otro todos sus ficheros habían sido codificados añadiendo la extensión “.surprise” en todas las fotos, documentos y archivos personales del sistema. Una vez finalizada la infección, el malware deja en el escritorio 3 archivos con las instrucciones necesarias para recuperarlos. El autor de este ransomware se esconde tras dos cuentas de correo, una en ProtonMail y otra en Sigaint.

Este malware es capaz de detectar 474 formatos de archivos diferentes para cifrarlos, borrarlos de forma segura e impedir su recuperación mediante las copias de seguridad, salvo que estas se almacenen idénticas en una unidad externa desconectada del equipo en el momento de la infección.

Para recuperar los archivos, el pirata informático pide un pago de 0.5 Bitcoin, unos 175 euros, sin embargo, según el tipo y el número de archivos que se hayan cifrado, el pago puede ascender hasta los 25 Bitcoin, unos 10.000 euros.

No se sabe cómo el pirata informático logró conectarse a los servidores TeamViewer para distribuir Surprise.

Tal como recomienda directamente TeamViewer, si queremos evitar cualquier sorpresa, es recomendable proteger las sesiones de TeamViewer con una contraseña compleja, activar la doble autenticación, mantener el servidor actualizado a la última versión (y descargado siempre de la web oficial) y, por último, asegurarnos de que el ataque informático no viene por ninguna otra rama (por ejemplo, otro malware instalado en el sistema).

Los responsables de esta herramienta de control remoto también recomiendan a todas las víctimas acudir a sus correspondientes departamentos de policía con el fin de poner una denuncia y poder ayudar, en todo lo posible, a la identificación de los responsables.

También es recomendable no pagar ya que, aunque lo hagamos no tenemos la garantía de recuperar nuestros archivos, especialmente cuando los últimos pings contra el servidor C&C no han devuelto respuesta.